MERCADO DE SANTA CATERINA

Mercado situado en el barrio de “Sant Pere, Santa Caterina y la Ribera”, fue el principal mercado cubierto de la ciudad. Nació en 1844 con la intención de favorecer el suministro de comestibles en los sectores populares de la ciudad. (*)

barcelona market-28.jpg
barcelona market-26.jpg
barcelona market-27.jpg

Durante la posguerra, en los años cuarenta del siglo pasado, fue el centro de abastecimiento de la población y de las ciudades vecinas; Sant Adrià de Besos, Santa Coloma de Gramenet, Badalona, El Masnou, Mataró ... desde donde la gente se desplazaba con los tranvías que tenían inicio y final en la Calle de Trafalgar y Ronda de San Pedro. La historia del Mercado, pues, comienza con el derribo del convento, en 1835 debido a las revoluciones de aquella época. Los monjes de Santa Caterina tenían un pozo en el claustro, (ahora desaparecido). El agua de ese pozo se consideraba milagrosa para curar las fiebres palúdicas, según comentarios de la gente de aquella época. Para Santo Domingo, los monjes repartían a quien lo solicitara. Para que el agua no se contaminara, se acostumbraba a estrenar un cántaro para ir buscarla, de ahí que se instauró la feria de los cántaros. (*)

markets barcelona-1.jpg
markets barcelona-2.jpg

El proyecto de reforma fue otorgado al equipo de arquitectos de EMBT (Enric Miralles y Benedetta Tagliablue). El elemento más emblemático es una colorida cubierta mosaico de resonancias gaudinianas hecha con 325.000 piezas y que quiere reproducir los colores de los puestos de fruta y verdura que antiguamente había habido en las plazas de la ciudad.

Del antiguo edificio se conserva la fachada porticada original, reconstruida en 1988, y las paredes laterales, mientras que la fachada sur y la cubierta son elementos que se han vuelto a hacer, conjugando la tradición con la modernidad en un mismo edificio y utilizando materiales tradicionales como la madera, el metal y la cerámica. (*)

barcelona market-4.jpg
markets barcelona-1-2.jpg
markets barcelona-2-2.jpg
barcelona market-5.jpg

Santa Caterina dispone de una buena oferta gastronómica dentro del mercado y así mantiene la certeza de la cultura popular que asegura que siempre hay un buen lugar para comer en un mercado.

barcelona market-9.jpg
barcelona market-17.jpg

Las arenques (o guardia civiles, como se conocían popularmente) son sardinas saladas y secadas y son un producto que antes se encontraba en cada esquina y que ahora difícilmente se encuentra fuera de un mercado.

barcelona market-13.jpg
barcelona market-14.jpg
barcelona market-11.jpg
barcelona market-10.jpg
barcelona market-16.jpg
barcelona market-18.jpg

La pesca salada, y sobretodo el bacalao, uno de los elementos presentes en muchos platos de la cocina catalana.

barcelona market-15.jpg
barcelona market-29.jpg
barcelona market-19.jpg
barcelona market-24.jpg

Algunos visitantes todavía se extrañan con la venta de huevos a granel, sin empaquetar, como se ha hecho toda la vida.

barcelona market-20.jpg

El mercado cuenta también con un puesto de venta de productos congelados a granel.

barcelona market-21.jpg
barcelona market-25.jpg

(*) texto extraído de la página web del mercat de Santa Caterina.